FPC

Los fichajes del FPC que fueron bombazos y se fueron sin pena ni gloria

El fútbol colombiano tiene casi como garantía contratar grandes jugadores que elevan la expectativa de los hinchas y muchas veces se desinflan

Los futbolistas, generalmente al finalizar su carrera, vuelven a su club de origen a modo de agradecimiento con el equipo que los vio nacer. Lastimosamente, muchas veces no cumplen las expectativas terminan decepcionando a las hinchadas.

Vea también: Sebastián Viera, protagonista de un emotivo ‘recocho’ en cárcel barranquillera

Iago Falque:

América de Cali contrató a Iago Falque en enero para disputar la Liga Betplay 2022-1. El jugador venía de disputar la Serie A con el Benevento luego de pasar por clubes como la Roma, Tottenham y Juventus.

Parecía que sería el fichaje estrella, no solamente de los ‘Escarlatas’, sino del fútbol colombiano. Sin embargo, las lesiones tenían otros planes. El futbolista español no debutó sino hasta finales de febrero, donde disputó 45 minutos y dejó pinceladas de su talento.

Desde su debut, Falque ha disputado únicamente cinco encuentros por liga y uno por copa, con un balance de cero goles y cero asistencias. Solo sumó una tarjeta amarilla.

Matías Fernández:

El doble campeón de la Copa América con Chile llegó al Junior de Barranquilla luego de jugar en el Milan, Fiorentina, Villarreal y Sporting Lisboa, para reforzar el equipo que había sido subcampeón de la Copa Sudamericana en 2018.

Aunque Matías Fernández fue campeón del torneo apertura 2019 con “el tiburón”, su aporte fue mínimo y estuvo muy lejos del rendimiento esperado. El chileno disputó 15 partidos con la camiseta rojiblanca, anotó 2 goles y repartió una asistencia.

Luego de su bajo rendimiento en Colombia, volvió a Colo Colo, donde fue recibido como ídolo y dio muestras de su buen nivel.

Jonatan Álvez:

El tercer fichaje más caro en la historia reciente del Junior. Directamente del Barcelona de Ecuador, Álvez vino a replicar en Colombia lo que ya había hecho en Ecuador: 20 goles y 6 asistencias.

En Barranquilla no estuvo ni cerca de su mejor versión, ni siquiera logró ser indiscutible titular. El uruguayo disputó 22 partidos, convirtió dos tantos y no logró hacer valer los 3.5 millones de dólares que el Junior pagó por su pase.

Pablo Armero:

“Miñia” como se le conoce al experimentado lateral, volvió al club de sus amores para enero del 2018, tras ser mundialista y defender las casacas del Milan, Napoli y Udinese.

El América no estaba a gusto completamente con Polilla Da Silva. Algunos jugadores tampoco, lo que llevó al equipo a quedar eliminado en primera ronda de la Liga. Aunque Armero fue autocrítico, los hinchas no le perdonaron ser titular en 25 partidos y solo aportar dos asistencias y un gol.

Para el 2019, el lateral salió del equipo con rumbo a Brasil, donde jugó siete partidos más en su carrera.

Camilo Zúñiga:

Con más memoria que presente, Camilo Zúñiga llegó en 2018 a Atlético Nacional, finalista de la Liga.

Zúñiga, en el ocaso de su carrera y arrastrando una vieja lesión de rodilla, llegó al conjunto de paisa para aportar más en lo emocional que en lo futbolístico, porque disputó solamente cuatro partidos. Uno de ellos fue la final frente al Deportes Tolima. Entró a disputar los últimos cinco minutos del partido y asegurar el título; pero se fue expulsado y el Tolima ganó la final.

Con ese partido culminaría su carrera, poniendo punto final a 16 años como futbolista profesional.

>>Más novedades del FPC en ComuTricolor<<

Tags

Lo Último


Te recomendamos